(+34) 617 45 98 22
info@gobernatia.com

Blog GOBERNATIA

24 nov 2016

“TRES A LAS 3: La metonimia de las grandes ciudades”

/

Ocho de la mañana del 9 de noviembre del 2016, suena el despertador y la España más 2.0 se levanta sobresaltada, coge su dispositivo móvil y comparte una frase típica y tópica en el manual del indignado: “Paren el mundo que yo me bajo”. Una vez superado el reto de desayunar (también) con Ferreras, el ciudadano más avanzado en el contexto digital sigue sin creerse un hecho irreversible: ya hay sustituto para Barack Obama, y aquellos que buscaban “Make America Great Again” pueden corroborar que “Yes, They Can” (o al menos tendrán el poder de intentarlo).

La victoria del republicano evidencia la desconexión entre los que querían construir historias con establishment y cuestiones de género o raciales, y aquellos que dan más importancia al coste de una globalización que les ha colocado como perdedores. Se pone de manifiesto en la agenda mundial una situación que deberá analizarse con lupa. Los resultados de los procesos democráticos no se deciden en los modernos núcleos urbanos, y mucho menos en twitter.

El comportamiento electoral de los millones de americanos que han visto peligrar sus condiciones o modelo de vida, no es un caso aislado en occidente, el pasado mes de junio, contra todo pronóstico una mayoría de británicos apostaba por abandonar espacios supranacionales, y hace un año esa misma amenaza hacía que en Polonia la ultraderecha arrasara en unas elecciones.

Queda evidenciado el papel de los mass media y de las empresas demoscópicas que pueden llegar a ofrecer una visión cosmopolita, exclusivamente cuantitativa y sin intuición. La ubicación de sus sedes en grandes capitales podría haber sesgado el análisis, descuidando qué piensan y cómo afrontan unas elecciones las grandes bolsas de voto oculto que aún sienten el materialismo presente en su día a día. Porcentajes que dentro del margen de error cambian el rumbo de potencias mundiales, y cuyas pretensiones a la hora de votar no deberían sorprender a nadie.

Los españoles en su mayoría asimilaron el relato de la victoria segura para Clinton, publicaban lo increíble que sería que un Trump a menos de cinco puntos de la demócrata pudiese superarla. Pero hay evidencias que son muy frágiles, y la capacidad de análisis en 140 caracteres es deficiente, influenciable e impaciente. Hay que asimilar las múltiples dualidades en los países, desgranar la realidad con brecha gorda es no asumir que el electorado es diverso: ni las grandes ciudades son todo el mundo, ni las elecciones se juegan solo en las redes. No hay sorpresas, los Reyes Magos son los padres.

 ______________________

VÍCTOR CAMINO MIÑANA – Estudiante en prácticas de Derecho y Ciencias Políticas y en periodo de prácticas en GOBERNATIA

@victorcaminovlc