(+34) 617 45 98 22
info@gobernatia.com

Blog GOBERNATIA

15 dic 2014

La legislatura de los axiomas rotos

/

En la actual legislatura política española, la que comenzó en los estertores de 2011, los acontecimientos se están desarrollando a ritmo de vértigo. Tanto, que dejan totalmente obsoletos axiomas que, por la experiencia de mandatos anteriores, parecían irrefutables. En apenas un trienio algunos de ellos han quedado reducidos a cenizas intelectuales, han perdido completamente su vigencia.

El Partido Popular arrasó en los comicios de noviembre de 2011 enarbolando dos premisas: bajaría impuestos y tasas de desempleo y requería una mayoría absoluta para garantizar la gobernabilidad. Me gustaría ahondar en particular en esta última idea: la del imperativo de disponer de más de la mitad de los representantes para poder dirigir un país, con “estabilidad”.

Gobernabilidadpost_hector

Esa vinculación de gobernabilidad y mayoría absoluta surge de una reciente tradición autóctona de disponer o disfrutar de esta última, sobre todo a nivel autonómico o municipal. En países con el voto fragmentado como Holanda y, principalmente, Bélgica, los líderes políticos de los diferentes grupos parten de la situación contraria. El Parlamento está dividido y, a base de negociar, gobiernan el país. Y lo consiguen. No disponer de mayoría absoluta no supone obstáculo alguno para David Cameron en la Cámara los Comunes del Reino Unido para dirigir la patria de la reina Isabel II.

Hasta en la propia España las tímidas alusiones de distintos aunque icónicos referentes (léase Felipe González en el PSOE y María Dolores de Cospedal en el PP) a pactos futuros entre sus formaciones ya deja en desuso esa necesidad de mayoría absoluta para gobernar. Sí, los tiempos han cambiado. Pero, ¿alguien cree que no puede dirigirse en la actualidad un país con mayoría simple en ambas cámaras? De hecho, tanto el propio PP como el PSOE ya lo hicieron en el pasado sin convertir España en ingobernable.

Paz social

Otro axioma izado en repetidas ocasiones por los líderes políticos para justificar sus medidas de recorte, primero por parte de los socialistas, y luego, de los populares o conservadores, consistía, años atrás, en la paz social existente para justificar su aprobación. Los ciudadanos no se quejaban, ergo demostraban su civismo y su comprensión con los recortes. La incontenible irrupción de Podemos, auspiciada probablemente por el silencioso hartazgo de los ciudadanos a esos trágicos recortes (copago sanitario, Lomce, pérdida de ayudas a dependencia), ha resquebrajado el discurso gubernamental. Hace ya más de medio año que no profieren los dirigentes del PP una sola frase en esa línea.

Tocar suelo

Un tercer axioma que las encuestas hacen tambalearse consiste en el manido “ya hemos tocado suelo” al que se referían los dos partidos mayoritarios en España tras los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo. Incluso los socialistas ya lo adujeron como lectura de sus desastrosos resultados en las generales de 2011.

Los comicios de mayo de 2015 lo refutaron. Aún podían caer más. Y la retahíla de encuestas que recibimos, semana tras semana, confirma que los conceptos de techo y suelo resultan tan subjetivos como intangibles. Tanto PP como PSOE podrían perder más votos en las elecciones de 2015 respecto a las europeas.

La coyuntura ha variado. Los axiomas que parecían incontestables en el pasado están quedando hechos trizas. La realidad desmiente frases hechas que, a base de repetirlas, sus impulsores pretenden que calen como verdades absolutas. Y no lo son.

hectorgonzalez

Hector González

Director Escuela de Comunicación Política de GOBERNATIA

hgonzalez@gobernatia.com

@hectogonz